Familia marlene credito 441
Grant Otte

No Puede Juzgar un Libro por su Portada

El padre Gregory Boyle, en su galardonado libro Tatuajes en el Corazón, dice, “Es cierto que no se puede juzgar un libro por su portada, ni se puede juzgar un libro por su primer capítulo – incluso si ese capítulo tiene veinte años de duración.” Marlene del Socorro Acevedo Vega, madre de tres hijos y beneficiaria del Programa de Microcréditos en la comunidad de El Pedregal, ha tenido sin duda un primer capítulo difícil de su vida.
La madre de Marlene la sacó de la escuela después de terminar el segundo grado, necesitando ayuda en la granja familiar recogiendo fruta y llevándola al mercado para venderla. Hasta el día de hoy, Marlene no puede leer ni escribir y depende de su hija para que la ayude a rastrear los ingresos y gastos en su pequeña tienda del barrio.
Hace cinco años, el esposo de Marlene, José, fue diagnosticado con enfermedad renal debido a trabajar duro durante años bajo el paralizante sol nicaragüense. Desafortunadamente, José ya no puede cultivar y su familia se ha visto obligada a ser creativa para llegar a fin de mes. Hace unos siete años, Marlene vio la necesidad de una tienda de barrio en su comunidad y decidió abrir una. Comenzó a vender lo básico: arroz, azúcar, maíz, aceite vegetal y algunos otros alimentos básicos.
Durante el último año y medio, Marlene ha trabajado con el equipo de Amigos para formar parte del Programa de Préstamos de Microcrédito y recibir un préstamo para su pulperia. Recibió capacitaciones comerciales y comenzó a rastrear sus gastos e ingresos por primera vez. Cuando Marlene llegó a la oficina de Amigos por Cristo para presentar su proyecto por primera vez, el Comité de Microcrédito no aprobó su préstamo. Marlene era tímida y parecía tener miedo de tomar un préstamo para su negocio, temerosa de fracasar.
Afortunadamente, Marlene no tomó ese “no” como una razón para renunciar a su sueño de hacer crecer su negocio. Gracias a sus Defensores Comunitarios de desarrollo económico, Yader y Patricia, Marlene continuó trabajando en su plan de negocios, generando confianza en el camino. Cuando llegó a Amigos para su segunda presentación, fue como si fuera una persona completamente diferente. Marlene estaba preparada y habló elocuentemente sobre sus sueños para su negocio, y el comité decidió aprobar su préstamo.

Con su préstamo, Marlene ha comenzado la construcción para expandir el tamaño de su negocio y está ofreciendo nuevos productos para sus clientes.

Si cerráramos el libro sobre Marlene después del primer capítulo, habríamos perdido toda la belleza que Dios ha provisto en los últimos años. Ella es el ejemplo perfecto de confiar en el plan de Dios y tener la paciencia de dejarlo actuar. Si bien Marlene ha tenido que superar un sin número de obstáculos en su vida, tenemos fe en que con su espíritu de esperanza y perseverancia, su historia tendrá un final feliz!

Más Historias de Transformación

COMPARTE ESTA HISTORIA

Historias Relacionadas

Sabrina Bland

¡Buenas! ¡Adelante!

“¡Buenas! ¿Permiso?” “¡Buenas! ¡Adelante!” Estas son las 2 frases que siempre se pronuncian cuando visitamos una casa en la comunidad. “¡Buenas! ¿Permiso?”  Y entonces la

Read More »
Ivette Rivera

La Herencia de Mis Hijos

Con una sonrisa satisfecha, Verónica les dice a sus hijos: “De ahora en adelante, no sufrirán. Esto es todo para ustedes. Nuestro esfuerzo y dedicación

Read More »

No Puede Juzgar un Libro por su Portada